Publicado: 6 de Marzo de 2017

Parece ser, que una de cada tres personas sufrirá demencia a lo largo de su vida
 El alzéimer constituye la demencia más común.

Ya son varios los estudios  que muestran como una de las causas de la pérdida de memoria, a la vez que apuntan a un aliado para poder recuperarla: el colesterol.

En la sangre, el exceso de colesterol malo (LDL) aumenta el riesgo de infartos y otras enfermedades cardiovasculares mortales. Pero el cerebro produce su propio colesterol y, dentro de este órgano, resulta esencial para mantener las neuronas vivas y sanas.

Cada vez que se forma un recuerdo, las neuronas encienden determinados genes para fijarlo. Para ello deben tener suficiente colesterol en la parte exterior de su membrana. Como si fuera el aceite que lubrica una maquina, el colesterol funciona como un transmisor de las señales externas necesarias para activar los genes.

Entre los varios estudios que demuestran esta relación encontramos uno publicado en Cell Reports, del equipo de Carlos Dotti, investigador del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, en Madrid, que ha demostrado el papel fundamental de esta molécula para mantener la memoria en buen estado. Los ratones viejos tienen niveles de colesterol demasiado bajos en el hipocampo, un área del cerebro relacionada con la memoria. Los científicos han demostrado que, si les administran un fármaco que impide la pérdida de colesterol en el encéfalo, la memoria de los roedores ancianos mejora significativamente. Esto podría abrir una nueva vía para mejorar la memoria de personas mayores.