Publicado: 21 de Marzo de 2017

La revista American Journal of Cardiology apunta, que, en condiciones de salud iguaales, la mortalidad de personas ancianas y pobres que participan en actividades benéficas, enfocadas hacia los demás es inferior en un 60% al de aquellas que no lo hace.
 Igualmente, un análisis en Science - la publicación científica más importante del mundo- concluía que el voluntariado es una de las mejores garantías para poder disfrutar de una vida más larga, incluso mayor que una tensión arterial controlada, que una tasa baja de colesterol, e incluso que dejar de fumar. El placer de la relación con los demás, el sentimiento de pertenencia al grupo, encontrar un sentido a aquello que hacemos, todo ello constituye un remedio para el cerebro emocional y por ello para todo el cuerpo.